Cirugía Láser Prostática
 

VIDEO EXPLICATIVO

El. Dr. Susaníbar nos explica de manera sencilla cómo se realiza la cirugía de vaporización láser.

 

 


¿En qué consiste la cirugía láser para próstata?


La cirugía láser permite aliviar los síntomas producidos por el crecimiento prostático en el varón.

Este procedimiento se realiza de manera endoscópica, es decir utilizando un orificio natural para el acceso al tumor. En el caso la cirugía prostática la vía de ingreso es la uretra, y es a través de ella que realizamos la cirugía láser.

Una vez identificado el tumor, se procede a su retiro, aliviando de esta manera los molestos síntomas prostáticos.


¿Cómo se realiza la cirugía láser prostática?


Para la realización de la cirugía láser prostática, utilizamos dos técnicas:

Ablación láser: es conocida también como fotovaporización, el láser convierte el tejido de manera instantánea en vapor, de donde viene su nombre.

Enucleación láser: es una técnica láser que imita la cirugía abierta o convencional, quitando el tejido prostático obstructivo para su posterior retiro mediante el uso de un extractor especial conocido como morcelador.



¿Quiénes tienen indicación de cirugía láser prostática?

Todo paciente que desee disminuir los molestos síntomas prostáticos, es candidato a cirugía prostática. Luego de una historia clínica minuciosa y exhaustivas pruebas auxiliares, se determinará la necesidad de cirugía.

La cirugía láser prostática permite aliviar síntomas como:

  • Aumento de la frecuencia miccional.
  • Interrupción del sueño por causa de la orina.
  • Dificultad para orinar.
  • Sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga.

Adicionalmente podemos evitar complicaciones derivadas del crecimiento prostático como:

  • Infecciones urinarias.
  • Cálculos vesicales.
  • Insuficiencia renal.
  • Sangrado.
  • Retención urinaria (uso de sonda) .

¿Qué ventajas ofrece la cirugía láser prostática?

  • Es una técnica endoscópica, no dejando de esta manera cicatrices.
  • Es una cirugía de corta estancia, permitiendo el alta en poco tiempo.
  • El riesgo de sangrado bajo, es el menor de todas las alternativas quirúrgicas.
  • El tiempo de recuperación es sorprendente.
  • Es una técnica quirúrgica segura y efectiva, con mas de 300 mil procedimientos en todo el mundo.

¿A quiénes recomendamos este procedimiento?


Siguiendo las consideraciones de la EuropeanAssociation of Urology, de la cual somos miembros recomendamos esta cirugía en pacientes con:

  • Síntomas severos de enfermedad prostática.
  • Síntomas moderados asociados a comorbilidad, como por ejemplo diabetes e hipertensión.
  • Complicaciones derivadas del crecimiento prostático, como la insuficiencia renal y cálculos vesicales.
  • Prostatitis no responsiva a tratamiento convencional.
  • Valores de uroflujometría muy bajos.
  • Pacientes con cáncer prostático, para el alivio de los síntomas obstructivos.
  • Pacientes con próstatas menores a 80 gramos con confirmación endoscópica.