La incontinencia de orina

La pérdida involuntaria de orina sucede en mas del 50% de mujeres en alguna etapa de su vida. Su correcto diagnóstico y la tipificación de la misma, aseguran un adecuado tratamiento.

Se define como incontinencia urinaria a la pérdida parcial o total de orina, la cual puede suceder durante el día, la noche o las 24 horas.  Esta pérdida de orina frecuentemente se asocia a infecciones urinarias, a gestaciones múltiples y obesidad. Llega a ser tan molesta que puede ocasionar problemas psicológicos, sexuales y sociales, limitando a la persona que la padece. Una de cada cuatro mujeres refiere haber experimentado si quiera una vez en la vida este síntoma. Siendo un 10% de ellas las que padecen la enfermedad de forma moderada y severa, necesitando tratamiento médico o quirúrgico.

 

 

La pérdida de orina produce además del malestar y el  mal olor, limitación social en la persona que la padece. Es común encontrar pacientes que evitan el roce social por el sentimiento de vergüenza que experimentan, afectando en algunas ocasiones la esfera sexual. A pesar de esto menos de la mitad de mujeres con este problema acuden al médico especialista, el Urólogo, para resolver su problema.

Las campañas comerciales de productos absorbentes y de métodos alternativos los que no son aceptados por las asociaciones de urología (incluyendo la Sociedad Peruana de Urología); colaboran a que en la actualidad menos mujeres consulten sobre su  problema. Los diferentes tipos de incontinencia son descritos a continuación.


Incontinencia de orina de esfuerzo



Se caracteriza por la emisión de orina con el esfuerzo, desde grandes esfuerzos como el estornudo, moderados esfuerzos como la tos o la risa y mínimos esfuerzos como al caminar.  Generalmente se observa en mujeres de mas de 40 años de edad y suele responder a cambios conformacionales de la musculatura pélvica y su relación con la uretra y el cuello vesical

Habitualmente se inicia como leves pérdidas de orina con grandes esfuerzos, que generan situaciones embarazosas. Con el tiempo las pérdidas son mas frecuentes, abundantes y se producen con esfuerzos menos importantes.


Incontinencia de orina de urgencia


Como su nombre lo indica, se caracteriza por la necesidad imperiosa de orinar, si la persona no satisface ese deseo de inmediato, se produce la micción de forma involuntaria.

Con frecuencia se asocia a la incontinencia de esfuerzo en sus comienzos, aunque puede darse aislada conformando el cuadro de vejiga hiperactiva (una vejiga que se contrae con mucha facilidad), o asociada a enfermedades neurológicas.

En este tipo de incontinencia existe un aumento del reflejo miccional de causa orgánica o no.



Incontinencia de orina mixta


La incontinencia mixta es la coexistencia de estrés y la incontinencia de urgencia. Aunque en general se define como la hiperactividad del detrusor y la función de la uretra afectada, la fisiopatología real de la incontinencia urinaria mixta, todavía se está investigando.

La incontinencia urinaria mixta se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina asociada con urgencia, así como el esfuerzo, tos, estornudo, o de cualquier esfuerzo que aumenta la presión intra-abdominal. Este es el tipo más común de incontinencia en las mujeres.


Incontinencia de orina de rebosamiento


El factor principal que contribuye a la incontinencia por rebosamiento es vaciado incompleto de la vejiga secundaria a la alteración de la contractilidad del detrusor o de obstrucción de la salida de la vejiga. Factores que intervienen en el desarrollo de la incontinencia por rebosamiento son la obstrucción física, tales como el prolapso de órganos pélvicos y agrandamiento de la próstata y las alteraciones neurológicas, tales como lesiones de la médula espinal. También es comúnmente asociado con la neuropatía de la vejiga que se produce en el contexto de la diabetes mellitus.

 

Incontinencia de orina funcional

Incontinencia funcional se observa en pacientes con los sistemas normales de evacuación, pero que tienen dificultades para llegar al baño a causa de impedimentos físicos o psicológicos. Los pacientes a menudo se presentan con la aparición de síntomas recientes y tienen un buen pronóstico de curación si la causa es identificada y tratada. Incontinencia funcional suele ser secundaria a causas reversibles de incontinencia urinaria, como se discute más adelante.


Cuadro clínico

El cuadro clínico que caracteriza esta enfermedad es la pérdida de orina, involuntaria.

Esta se puede presentar durante el día y la noche, en horas de vigilia o de sueño, esporádicamente (algunas veces) o diariamente.

Lo que debemos conversar con el médico es importante para el correcto diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Algunos puntos importantes que debe Usted considerar en la entrevista con el

urólogo puede encontrarlos en el siguiente link de nuestro BLOG:

¿Qué considerar en la entrevista con el médico en los casos de incontinencia de orina?


Diagnóstico


Es esencial para el diagnóstico preciso una minuciosa historia clínica.

La sintomatología de incontinencia, su asociación a otros signos y síntomas orientan el diagnóstico.

Los antecedentes como diabetes, hipertensión arterial, obesidad, número de partos, cirugías previas (prolapso en el caso de las mujeres y próstata en los varones; para citar sendos ejemplos), accidentes, uso de fármacos, etc.; son muy importantes.


Examen clínico


Abdominal: se deben buscar tumores, presencia de balonamiento abdominal, retención de líquidos, retención de orina, búsqueda de signos de infección urinaria, hernias.

Pélvico: se deben examinar los genitales externos e internos. Podemos encontrar atrofia vaginal, introito angosto, secreciones. Se bebe realizar el examen a simple vista y con espéculo. Se deben evaluar tanto la vejiga, el útero como el recto en la búsqueda de lesiones y prolapsos de estos órganos.

Neurológico: se evalúa la sensibilidad y fuerza muscular, el tono del esfínter anal, la pérdida de orina involuntaria.

Test del hisopo o Q tip: un examen útil para determinar la hipermotilidad de la uretra, siendo un grado mayor a 30 indicativo de hipermotilidad uretral

Test de estrés: mediante la tos o el pujo se busca provocar la pérdida de orina.


Exámenes



Exámenes de laboratorio

  • Examen de orina y urocultivo, para descartar infecciones de orina
  • Estudios de citología exfoliativa, en le caso de presencia de sangre en la orina (hematuria).
  • Electrolítos séricos y niveles de calcio.
  • Urea y creatinina.
  • Glucosa, para descartar diabetes.

Estudio de imágenes

  • Ecografía, para evaluar la anatomía de las vías urinarias.
  • Uretrocistografía, para evaluar el posicionamiento vesical en la pelvis, la presencia de reflujo vesicoureteral, la presencia de estenosis de uretra y las fístulas vesicales.
  • Urografía excretora, para evaluar la anatomía de las vías urinarias.
  • Urotomografía.
  • Resonancia magnética, para evaluar compresiones medulares, cauda equina y defectos del piso pélvico.

Urodinamia


Para nuestro entender el examen de mayor valor en la evaluación de la incontinencia urinaria, ya que permite simular el llenado normal de la vejiga y evaluar el comportamiento de la misma.

Durante el llenado vesical podremos ver y en algunos casos provocar, la pérdida de orina, además podremos comprobar la presencia de otras alteraciones asociadas como contracciones anormales de la vejiga (conocidas como contracciones no inhibidas del músculo detrusor), vejigas de poca o gran capacidad, vejigas con poco o adecuado llenado (compliance vesical) y  la presencia de dolor durante el llenado.

Durante el vaciado vesical o micción, mediante este examen podemos establecer la presencia de obstrucciones infravesicales (como en el caso de agrandamiento prostático, prolapso de vejiga, prolapso de útero, prolapso de recto) o la presencia de contracciones anómalas de los músculos que intervienen en la micción.

Como puede usted concluir, la urodinamia en manos expertas clarifica el diagnóstico, por lo que recomendamos este examen en todo paciente bajo estudio de incontinencia.


Uretrocistoscopía


Conocido también como cistoscopia, es un examen invasivo que nos permite evaluar la uretra, vejiga, próstata y la parte final de los uréteres; bajo visión directa. Mediante este examen podemos diagnosticar infecciones urinarias agudas y crónicas, la presencia de deformidades, la presencia de tumores malignos y benignos (cáncer), cálculos vesicales; así como también evaluar al paciente durante y después de la cirugía , en el caso de ser necesaria.

Junto a la urodinamia, son las columnas en las que se apoya un certero diagnóstico en el caso de incontiencia de orina.


Tratamiento


Luego de realizar un examen clínico minucioso y de obtener los resultados de los exámenes solicitados se pude planificar el tipo de tratamiento a seguir.

Principalmente existen dos tipos de tratamiento, el médico y el quirúrgico, y ambos son de utilidad tanto en hombres como mujeres y puede ser necesaria una combinación de ambos.


Tratamiento farmacológico


Es eficaz en el control o mejoría de los síntomas de la incontinencia urinaria, en especial en sus fases iniciales o como complemento de otros tratamientos. Existen varias posibilidades terapéuticas, especialmente útiles en la vejiga hiperactiva.


Tratamiento quirúrgico


El tipo de cirugía a utilizar depende mucho del diagnóstico. No todos los pacientes solucionarán su problema con cirugía. Existen un sinnúmero de técnicas para este fin. Nosotros somos partidarios de las menos invasivas, entre las cuales se encuentran el uso de mallas o slings.

Existen diferentes tipos de slings o mallas para el tratamiento de incontinencia como el TVT, TOT, NAZCA, MINI SLING. (en nuestro BLOG ampliamos el tema)

Lo que debe Usted recordar es que debe ser evaluado (a) profundamente antes de someterse a u procedimiento quirúrgico, y esto incluye definitivamente la URODINAMIA.


Otros tratamientos


Psicoterapia

Al ser una enfermedad crónica, puede ocasionar depresión, transtornos de la conducta, aislamiento social, por lo que debe efectuarse una evaluación psicoteraspéutica, con la posibilidad de mejorar el entorno pisológico. Nosotros contamos con psicoterapeutas calificados y con formación internacional.

Fisioterapia

El mejoramiento de los músculos del piso pélvico ha demostrado en muchos estudios a largo plazo, ser un complemento ideal en todo tipo de incontinencia.

Biofeed-back

En esta técnica se utilizan diferentes instrumentos para monitorizar y amplificar los procesos normales que se producen durante la vida diaria y que habitualmente pasan inadvertidos al individuo. Utilizadas en conjunto con otras formas de tratamiento, incrementan notablemente los buenos resultados. Así, combinadas con fisioterapia de la musculatura pélvica, alcanzan hasta un 95% de éxitos.

Electro estimulación

O estimulación funcional eléctrica, es una técnica con gran aceptación en países de Europa y que se está introduciendo cada vez con mas fuerza en EE.UU. Consiste en la estimulación eléctrica de los músculos pélvicos y produce una contracción muscular repetitiva de duración limitada, que conlleva un incremento del tono muscular sin esfuerzo alguno por parte de la enferma. Es muy útil en pacientes con disfunciones miccionales como la incontinencia de esfuerzo, cuadros de incontinencia por urgencia y mixtos.  La estimulación funcional eléctrica, es un tratamiento indoloro, carece de efectos secundarios y complicaciones, es tremendamente sencillo de realizar y no requiere unos niveles de motivación tan altos como la fisioterapia de la musculatura pélvica. Los buenos resultados de esta técnica, alcanzan hasta un 90% de las pacientes con diferentes tipos de incontinencia urinaria. Los resultados son mejores si se utiliza en asociación con biofeed-back y tratamientos farmacológicos. Los datos aportados por este tratamiento son muy esperanzadores.