Tratamiento de ondas de choque: no crea en el bombo publicitario. Por Paul Perito

“Si algo es 95 % efectivo para curar o revertir la disfunción eréctil y la Peyronie, y ha estado disponible durante 20 años, ¿por qué todo el mundo no lo hace?”

La terapia de ondas de choque ha estado generando una gran cantidad de rumores (sin juego de palabras) como un tratamiento nuevo y prometedor para la disfunción o eréctil, la enfermedad de Peyronie y la mejora de la circunferencia. Si bien siempre hay un cierto nivel de entusiasmo en torno a un nuevo tipo de tratamiento, en lo que respecta a la sondas de Choque, «nuevo» no equivale a «mejorado». Para la disfunción eréctil, las ondas de choque simplemente no son tan eficaces como un procedimiento de implante de pene. Las ondas mejoran solo un 60 % según los que las usan; los implantes de pene tiene una tasa de éxito del 95 %, pocas complicaciones y puede durar años sin necesidad de reemplazo o ajuste (especialmente cuando realizado en una clínica adecuada y en manos bien entrenadas). La terapia de ondas de choque requiere de 1 a 2 tratamientos por semana durante 6 a 8 semanas, en lugar del procedimiento único de colocación de un implante de pene. En otras palabras, las ondas de choque son menos efectivas y lleva más tiempo ver sus resultados.

En lo que respecta a la enfermedad de Peyronie la investigación médica ha corroborado que la terapia de ondas de choque en realidad pueden causar un aumento en el factor de crecimiento transformante beta, o TGFB, lo que puede provocar fibrosis en el área del pene. En lenguaje sencillo: las ondas en realidad pueden aumentar su probabilidad de padecer la enfermedad de Peyronie al estimular más fibrosis en el tejido del pene. Concretamente: no son buenas.

La Peyronie se puede tratar de manera más eficaz en los casos más leves con medicamentos recetados y, en los casos más graves, mediante la técnica de «raspado» del pene para eliminar la plaga junto con un implante de pene para restaurar la función eréctil e inyecciones hialurónicas para restaurar la apariencia normal. En lo que respecta a la mejora de la circunferencia del pene, la terapia de ondas de choque teóricamente aumenta el flujo de sangre al eje del pene; en realidad, no aumenta la circunferencia. Si bien esta es quizás una opción más segura que las técnicas altamente cuestionables, como las inyecciones de silicona, el relleno de ácido hialurónico realizado por un cirujano altamente capacitado es un tratamiento significativamente más eficaz con menores tasas de complicaciones y una mayor satisfacción general del paciente. Finalmente, la terapia Shockwave no está aprobada por la FDA y la Asociación Estadounidense de Urología todavía la considera «en investigación».

Los alentamos a que investiguen y exploren sus opciones de tratamiento, pero no recomendamos la terapia de ondas de choque como una mejor opción a los tratamientos estándar, que han sido probados por décadas y han mostrado gran efectividad; un urólogo capacitado en prótesis es lo que usted debe buscar si desea recuperar su erección de manera definitiva.

Dr. Paul Perito